Go to Top

NO QUIERO QUE ME AFECTE

Mientras hablaba con un cliente que estaba a la espera de juicio, intenté animarle, diciéndole  “pasa unas navidades tranquilas que hasta enero no tenemos el juicio” y el me dijo “claro, tu si puedes pero yo con lo que tengo encima” y ciertamente, razón no le faltaba al “buen” hombre, pero eso no significa que no me importe su problema, sin embargo he aprendido a “preocuparme” de otro modo.

¿ CÓMO CONSIGO NO IMPLICARME EMOCIONALMENTE EN LOS ASUNTOS PARA SER MÁS EFICIENTE?

Empecemos por el principio, 

¿POR QUÉ ME IMPLICO EMOCIONALMENTE?

Seguramente estéis pensando, “cuando defiendes a un inocente o llevas la dirección letrada de una causa justa es “normal” que sientas “pena”  y  te molestes más en ese asunto”.

En mi caso, me he dado cuenta que no es precisamente la causa en sí lo que hace que  empatice con mis clientes. Yo empatizo con las personas que tienen que ver conmigo, que resuenan conmigo por sus experiencias o, por su forma de ver la vida. De hecho, creo que todos los abogados tienen una clientela diferente porque resuenan con personas diferentes. ¿No os ha pasado tener cierta animadversión o empatía con alguien sin conocerlo? Bien, pues a eso me refiero, a esas personas que todavía no han abierto la boca pero que resuenan con nosotros y que nos hacen sentir “algo” negativo o positivo, eso da igual, la cuestión es que no nos son indiferentes.

Cuando a mi me ha pasado eso trabajando, el asunto  ha pasado a ser algo mío de una forma “especial” y, creedme que eso NO ES BUENO, porque resta objetividad a la tarea y empiezas a pleitear con una dosis de emocionalidad que suele empañar las decisiones. De hecho se suele decir, que “aquel abogado que se defiende a si mismo tiene un tonto por cliente y un imbécil como abogado”.

A mi me ha pasado, pocas veces, pero me ha pasado y digo pocas veces porque a veces he pensado que  quizás mi umbral de tolerancia a las desgracias es bastante elevado o que soy una insensible, pero no, en mi propio proceso de autoconomiento me he dado cuenta que ciertamente mi sensibilidad va unida mis experiencias y, por ese motivo quizás haya situaciones que a mi me no me afectan y otras que parecen más nimias sí.

 

¿COMO HE IDO MANEJANDO LA SITUACIÓN?

Me acuerdo que al principio, cuando empecé a ejercer, mi jefe me encargó un asunto civil para que yo llevara la dirección letrada. Un tema de una cuantía importante ( ahora ya se que la cuantía no tiene nada que ver con la complejidad del asunto pero en ese momento me resultó imponente) pero, además, ese asunto tenia una gran complejidad porque versaba sobre cuestiones muy técnicas de construcción con varias periciales, le intervención de arquitectos, ¡una auténtica locura para una principiante!

La cuestión es que yo me hice muy PERMEABLE AL CLIENTE, le escuchaba, y sentía “pena” por su malestar y deje que me afectara tanto que cuando nos desestimaron las medidas cautelares que habíamos solicitado,estuve llorando literalmente dos días. Recuerdo que sentía más congoja yo que el cliente.¿cómo puede ser?

Siempre digo que a mi me cuesta bastante aprender pero cuando aprendo algo,  ya no se me olvida jamás!!. Y vaya que si aprendí.

En ese mismo tema, que por cierto, nos estimaron la demanda, no con toda la cuantía, pero si una buena parte, cuando estábamos a punto de celebrar el juicio, esto fue el día antes de la vista, el cliente,entiendo que por los nervios,  se puso a llorar y me dijo “¿me crees verdad?” y yo, que ya había aprendido, le miré como quien mira a un extraterrestre porque mi forma de pensar había mutado. Me había preparado el asunto, tenía una estrategia, estaba en el “juego”, había dejado la emoción y estaba preparada para el día de la “guerra” y esa pregunta me dio mi propia respuesta, “esta es nuestra lucha  pero es tu problema, tu sabrás si mientes o no mientes”.

¿QUÉ HACER ANTE ESTOS IMPULSOS ?

Yo lo que hago es recordarme esta frase “ esta en nuestra lucha pero no es mi problema” y si la situación me sobrepasa me viene muy bien hablar con compañeros y contar la situación. No obstante a mi me resulta bastante sencillo aislarme de la situación centrándome en la estrategia a seguir el día del juicio, como si se tratara de una partida de ajedrez y yo fuera un jugador y no una pieza del tablero.

Os dejo enlazado el vídeo para que le echéis un ojo .

PASAD UN GRAN FIN DE SEMANA CHIC@S! NOS VEMOS EL LUNES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies