Go to Top

MI HIJA NO QUIERE VERME ¿EXISTE EL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL? RESPUESTA DE LOS TRIBUNALES

MI HIJA NO QUIERE VERME ¿EXISTE EL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL? RESPUESTA DE LOS TRIBUNALES.

“La relación que mantenía con mi hija era totalmente normal, la típica de un padre con su hija, pero cuando su madre y yo nos divorciamos, la niña empezó a tener una actitud hostil conmigo hasta el punto de no querer cumplir el régimen de visitas, decía que tenía miedo y lloraba desconsoladamente cuando yo me acercaba a ella. Mi hija no quiere verme”.

Este es uno de tantos testimonios de padres y madres que ven cómo la relación con sus hijos se trastoca después de un proceso de divorcio contencioso. Lo que antes era una relación saludable se transforma sin motivo aparente en una relación distante resumida en esta frase, “mi hijo o mi hija no quiere verme

¿Qué es lo que ha pasado? ¿Por qué mi hijo o mi hija no quiere verme? y ¿qué puede hacer el progenitor no custodio (padre o madre que no tiene la custodia) para recuperar la relación con sus hijos?

Por norma general los procedimientos de separación y divorcio están investidos de una gran carga emocional. Los motivos que pueden desencadenar la ruptura de un matrimonio pueden ser varios y de distinto calado, por ello la cautela siempre debe estar presente en cada caso. Dicho lo cual, que un niño no quiera tener contacto con su padre/madre puede deberse a varios motivos y cuestiones que se han de tratar en particular, pues bien pudiera ser que la relación del menor con su padre/madre estuviera deteriorada con anterioridad a la separación o divorcio, o que los motivos por los que el niño sienta temor por su progenitor estuvieran claramente fundados.

Divorcios

Sentado cuanto antecede, la cuestión a tratar en este artículo se refiere a matrimonios que rompen su vínculo y con posterioridad el hijo o hija cambia radicalmente su actitud con el progenitor no custodio hasta el punto de no querer verlo. ¿Estamos ante el síndrome de alienación parental?

El término SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL fue acuñado en el año 1985 por el profesor GADNER que lo definió de este modo: “una alteración que surge casi exclusivamente durante las disputas por la custodia de un hijo: Su primera manifestación es una campaña de denigración contra un progenitor por parte de los hijos, campaña que no tiene justificación. Este fenómeno es el resultado de la combinación de una programación (lavado de cerebro) de un progenitor y en la que el niño contribuye con sus propias aportaciones, dirigidas al progenitor objeto de la alienación. Cuando aparece en el contexto de abuso parental real o negligencia, la animosidad del niño puede estar justificada por lo que no sería aplicable el SAP para explicar la hostilidad de niño”.

ALIENACIÓN PARENTAL

Calificar la conducta del menor como de SÍNDROME en el sentido literal del término provoca controversias de calado en la comunidad científica y jurídica. Por una parte la OMS (organización mundial de la salud) no le concede validez científica, y son muchos los grupos de mujeres que niegan su existencia por considerar que muchos hombres al amparo de este síndrome intentan conseguir la custodia de los menores, argumentando que el odio de su hijo viene motivado por “el lavado de cerebro” de su madre.

Sea o no un síndrome en el sentido literal del término o que se haya utilizado de forma abusiva e incorrecta por algunos hombres no es óbice para negar la existencia de mecanismos de manipulación que algunos progenitores utilizan con sus hijos con el único afán de perjudicar al otro.

En mi opinión no se trata de una cuestión de género propiamente dicha, ya que el sustrato de este tipo de conductas es el odio y el rencor que uno de los cónyuges o ambos se profieren entre si y que se trata de transferir al hijo. Poco importa si el que manipula es el hombre o la mujer. Lo que está claro es que los efectos en un menor son devastadores y con consecuencias para el resto de su vida.

Prefiero pensar que los padres que han utilizado alguna vez expresiones del tipo “tu padre/madre no te quiere” “tu padre/madre te ha abandonado y se ha ido a vivir con otra mujer/hombre” “si quieres a tu padre/madre eres tan malo como el” no son conscientes del sufrimiento que les están causando a sus hijos. Lo cierto es que aunque el vínculo entre padre e hijo no se rompa, el menor acaba desarrollando un sentimiento de culpabilidad por querer a su padre/ madre, e impotencia por su incapacidad de agradar a ambos.

S. ALIENACIÓN PARENTAL

¿CUÁL ES LA RESPUESTA DE LOS TRIBUNALES?

La decisión judicial a adoptar en casos en los que los menores rehúsan ver al progenitor no custodio se tomará tomando en consideración diversos factores.

¿Cuál es el motivo por el que el menor rehúsa el contacto con uno de sus progenitores? y ¿Cuál es la edad del menor?

Los menores tienen el derecho fundamental de disfrutar de ambos progenitores y por tanto en aplicación del interés superior del menor la decisión judicial irá encaminada a que se respete el régimen de visitas establecido en el convenio regulador.

Dicho lo cual, si el régimen de visitas es incumplido con frecuencia debido a una situación de alienación parental en el que el propio niño rehúsa ver al otro progenitor, el Juez examinará todo el material probatorio existente y si advirtiera en su observación que el menor ha sido objeto de un proceso de manipulación, decretará su examen por el psicólogo adscrito al Juzgado y se tomarán las medidas oportunas para que el menor reanude la relación con el progenitor no custodio, quien a su vez puede iniciar vía demanda la modificación de medidas definitivas del convenio regulador para obtener la custodia del menor.

Ahora bien, cuando el menor alcanza determinada edad (entre los doce y catorce o quince años) y no desea cumplir el régimen de visitas establecido, la ejecución forzosa de la sentencia puede derivar en un mayor rechazo del menor al progenitor no custodio, por lo que dependiendo del caso concreto y por tanto de aplicación restrictiva, el Juez podrá acordar la suspensión del régimen de visitas en atención a la propia dignidad del menor y no imponerle contactos indeseados.

, , ,

One Response to "MI HIJA NO QUIERE VERME ¿EXISTE EL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL? RESPUESTA DE LOS TRIBUNALES"

  • julio
    22 octubre, 2016 - 8:44 am Reply

    Mis hijos no quieren verme y hasta hace muy poco era todo normal y lo pasábamos muy bien, de repente cambian su actitud ,.. su Madre hará por activa o por pasiva lo que sea necesario para quedarse los y que tanto yo como mi familia no los puedan ver… A ella no le pasara nada judicialmente, esta denunciada8 veces y no pasa nada.. lo que me preocupa es a saber que les estará haciendo y la presión a la que somete a mis hijos dándole igual su normal evolución para tener ambas familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies