Go to Top

MI EXPERIENCIA EN PRISIÓN #CAFÉJURÍDICO

EL DÍA QUE ENTRÉ EN PRISIÓN

¿Qué tal chic@s? ¿cómo ha ido la semana? Yo estoy de guardia hasta el próximo martes a las 00.00. Una semana con sus 24 horas diarias. Los que me seguís de hace un tiempo ya lo sabéis porque os lo conté en el video que grabé la pasada guardia.

En esta ocasión quiero compartir con vosotr@s  la primera vez que acudí a un centro penitenciario y no! no me refiero a visitar a algún interno, sino a la primera y única vez que entré dentro de un centro penitenciario haciendo el mismo paseíllo o similar que hace una persona cuando ingresa en prisión, con la diferencia que yo saldría en una hora aproximadamente y ellos tendrían que quedarse bastante más. Menuda diferencia…! Ahí es nada!

¿CÓMO ES EL CENTRO PENITENCIARIO?

Como os cuento en el vídeo esta fue la primera vez que estuve en una cárcel y, aunque después de esa ocasión surgirían otras, no las viviría de la misma manera. Entre otras cosas porque en esta ocasión estaría dentro como un “condenado” más.

Me impresionó. No por el edificio en sí, que dicho sea de paso resulta imponente, sino por lo que simboliza, por lo que es, un lugar ocupado por personas que pagan su deuda con la sociedad y en un proceso de lo que debería ser un adiestramiento para volver a la sociedad. ¿REINSERCION?

LA ENTRADA

Me impactó el ruido que se oyó detrás de mí al cerrarse las puertas herméticamente  justo antes de abrirse la siguiente hilera que nos precedía. Es un ruido inconfundible, metálico y contundente.  Fue entonces cuando pensé que eso era lo peor que podría pasarme en la vida, peor incluso que la muerte. Privarme de libertad, de decidir qué hacer con mi tiempo, de poder ir a la playa, de salir una noche de verano a tomar “el fresco” en una terraza…me entraron ganas de llorar ante la idea  siquiera de encontrarme ante tal situación. Pero casi al tiempo pensé que, al fin y al cabo, todos vivimos en nuestra cárcel particular, siempre acabamos haciendo lo mismo, los mismos planes con las mismas personas, y vamos a los mismos sitios…Begoña y sus múltiples contradicciones que ocurren casi en el mismo instante.

DENTRO

Una vez dentro lo que ví reafirmó mi último pensamiento. Era como el barrio de una ciudad cualquiera, con sus casas, con  sus calles y aceras, personas asomadas a las ventanas – eso sí con barrotes-  y nos gritaban…habíamos invadido su espacio.

Estábamos allí de visita observándoles como si hubiéramos ido a un parque de atracciones y  me resultó bastante patético por nuestra parte.

 

El módulo que visitamos fue un módulo de deshabituación de las drogas que estaba gestionado por un preso elegido en mayoría  democrática por los demás internos. Su función era mantener el “orden”, controlar el material de los patios, que todo estuviera en su lugar, y, actuar de mediador entre las solicitudes de los internos y los funcionarios. Este era un módulo con mucha más “libertad”, y,  por lo que nos contaron los funcionarios,los internos recibían de mejor grado las órdenes de un igual que de un funcionario.

Nos enseñaron sus habitaciones y luego pasamos al patio.

EL PATIO

Allí estaban ellos y nosotros. Los buenos y los malos. Los que están dentro de la sociedad y los que no se adaptaron a las normas.

¿Separados? y allí, en un instante, sentí que no éramos tan diferentes que todos estábamos conectados  y formando parte de la misma sociedad enferma.

Y algunos diréis pero ellos no tienen valores, ni principios, ¡han cometido delitos! ¡SON MALOS!  y yo pienso que ¡si, han cometido delitos! pero también tienen valores y  principios, los suyos, al igual que su propia conciencia de lo bueno y de lo malo.

MI REFLEXIÓN

Y aquí va mi reflexión. ¿ Hasta qué punto venimos al mundo como un folio en blanco y escribimos nuestra historia?, y, ¿hasta qué punto nuestras decisiones son libres o vienen condicionadas por nuestro entorno?

¡Qué difícil cambiar para tod@s! pero qué difícil para ellos que no tienen una conciencia de lo bueno y  de lo malo tal y como nuestra sociedad dicta. 

Esta profesión requiere de mucha EMPATÍA, QUE NO JUSTIFICACIÓN, solo entendimiento del porqué y esto es lo que más me gusta de mi trabajo. El saber el porqué y el aprender de cada uno de ellos.

VOSOTR@S ¿CREÉIS QUE UNA PERSONA QUE COMETE UN DELITO ES MALA PERSONA? ¿CREÉIS QUE PODRÍA EXISTIR UNA SOLUCIÓN DIFERENTE PARA REINSERTAR A UNA PERSONA EN LA SOCIEDAD? ¿CREÉIS QUE TODOS LOS DELITOS DEBERÍAN CASTIGARSE CON PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD?

Ahí están vuestros deberes!

DISFRUTAD DEL FIN DE SEMANA!

 

, ,

2 Responses to "MI EXPERIENCIA EN PRISIÓN #CAFÉJURÍDICO"

  • OSCAR HERNÁNDEZ AMILLANO
    11 diciembre, 2018 - 8:38 pm Reply

    Bueno, bueno, bueno, hola Begoña, trasteando por internet buscando bibliografía para mi TFM, encontré tus cafés jurídicos, impresionante que compartas con todo el mundo tus experiencias. Perdón que me emociono y pierdo los modales. Me llamo OSCAR HERNANDEZ, un jovenzuelo de 56 años, he terminado el grado de derecho en la UNED y ahora estoy acabando el Máster de acceso a la abogacía, solo me queda el TFM y realizar el examen nacional. En cuanto apruebe ,mi intención es ejercer de abogado por mi cuenta, te adelanto que soy un privilegiado ya que puedo compatibilizarlo con mi profesión, la cual me ha ayudado mucho en mi vida y en mi contacto con el derecho, me encanta el DERECHO, lo llevo en la venas, disfruto con él, me encantan los casos, buscar, buscar, buscar y encontrar, quizás no gane, pero seguro que haré todo lo posible para que mis clientes tengan confianza en mí y pueda resolver sus problemas, que en definitiva es lo que tienen, aunque yo siempre digo que no existen problemas sino soluciones. Como ver me lio a escribir y no paro, te puedo decir que en dos días he visto todos tus cafés jurídicos me encanta que una abogada no tenga complejos en abrirse al exterior, contar sus experiencias etc. Gracias. Por cierto soy de Pamplona. He tenido que oír muchas veces que estoy loco, que a mis años debía pensar en la jubilación y disfrutar de la vida, y yo les digo, no os equivoquéis, yo disfruto de la vida, ya sabes el refrán que dice “Si amas lo que haces, nunca será un trabajo. (Confucio)”. De nuevo gracias me has ayudado y me has puesto muchas sonrisas en la cara. Llevo un año de prácticas con un abogado de Pamplona, de toda la vida y conocido, con tres meses me bastaba para las prácticas externas, pero creo que con un año me vendría mejor, cambio de turnos, fines de semana sin salir, etc., pero en dos días, me has contado de las entrañas del derecho más que en un año con este abogado, todos son muy celosos de sus “secretos”. Gracias de nuevo y perdona si he sido demasiado pesado, lo siento por adelantado.

    • Begoña Gerpe
      11 diciembre, 2018 - 10:53 pm Reply

      Muchas gracias por el comentario y suerte en tu andadura profesional compañero! Que la edad no sea un lastre más bien un impulso para todo lo que te propongas en esta nueva y bonita etapa en tu vida. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies