Go to Top

LA HERRAMIENTA INDISPENSABLE DEL ABOGADO ES LA EMPATÍA

LA HERRAMIENTA INDISPENSABLE DEL ABOGADO ES LA EMPATÍA

La Real Academia Española de la lengua define la empatía como la “Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro”, esto es lo que comúnmente denominamos “ponerse en el lugar del otro”, o lo que es lo igual, SABER LEER AL OTRO. En este artículo vamos a analizar como la empatía puede ser una habilidad esencial para un abogado y como desarrollarla puede traer beneficios importantes en el ejercicio de nuestra profesión.

LA EMPATÍA CON EL CLIENTE NO ES COMPASIÓN NI PENA

Cuando hablamos de empatía muchas personas suelen entremezclar conceptos como la compasión y la pena, que aunque comparten matices no tienen el mismo significado ni la misma utilidad.
La compasión es una emoción que surge del sufrimiento ajeno y que provoca en nosotros el impulso de paliar los efectos de quien sufre. La compasión al igual que la pena no suponen ningún esfuerzo de reflexión previo, existe incluso la creencia de que la compasión y la pena colocan al que la siente en una posición de superioridad con respecto al otro estableciéndose una mayor distancia entre las partes.
La empatía por el contrario requiere de un esfuerzo de reflexión previo sobre los sentimientos del otro, colocando en un segundo plano nuestras experiencias y opiniones. Implica conectar con el otro partiendo de su perspectiva y desde su punto de vista, sin que esto signifique necesariamente estar de acuerdo con determinados comportamientos o actitudes.
Como abogados nos enfrentarnos a muchos casos en los que el cliente nos hace partícipes de situaciones con las que no estamos de acuerdo, ya sea por nuestros principios o simplemente porque lo que comparten con nosotros no es legal. ¿Significa eso que no podemos empatizar? Por supuesto que no. Empatizar con el cliente no significa aprobar su conducta. La empatía no implica cambiar nuestro punto de vista ni actuar de un modo contrario a nuestros principios, sino colocarse en el lugar del que habla con la finalidad de entender las motivaciones de su conducta, para lo cual es necesario un ejercicio de reflexión sobre sus circunstancias y su visión de la vida.

EMPATIZAR PASA POR NO JUZGAR AL CLIENTE

Todos somos quienes somos en base a nuestras experiencias y nuestro entorno vital, de ahí que nuestra visión de la vida, opiniones y conductas varíen de unas personas a otras. Para entender el punto de vista de un cliente, su conducta y sus motivaciones, debemos colocarnos en un segundo plano y adentrarnos en su percepción de las cosas, lo que requiere una gran dosis de autocontrol y un esfuerzo de análisis importante evitando juzgar lo correcto o incorrecto de su postura.

EMPATIZAR NO ES IMPLICARSE

Entender los sentimientos del cliente o sus motivaciones tiene una utilidad práctica que se desvirtuaría si nos colocamos en la misma situación que vive el cliente, esto es, si un cliente esta triste o deprimido podemos entender su situación sin que eso signifique ponernos tristes o deprimidos. Para entender la conducta del cliente, sus motivaciones y anticiparnos a sus reacciones no es necesario ni conveniente ponernos en su misma situación.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO?

Debido a la carga emocional que inviste la mayor parte de los casos que se nos presentan en el despacho la empatía tiene una gran utilidad práctica en nuestra profesión.
1. Facilita la comunicación con nuestros clientes. Actuar con empatía favorece las relaciones de confianza entre el abogado y el cliente. Cuando el cliente se siente entendido por su abogado está abierto a sincerarse, lo que supone entablar lazos de confianza fuertes entre el abogado y el cliente.

2. La empatía nos ayuda a entender las reacciones, preocupaciones y necesidades del cliente. Nos ayuda a “leer al cliente”, a entender por lo que está pasando.

3. Aportar soluciones concretas para cada cliente. Conocer a nuestro cliente y entenderlo nos da pistas sobre sus problemas pero también sobre la solución más favorable para él. No todos los problemas tienen la misma solución, y de hecho la solución más acertada para un cliente puede ser un error para otro.

¿SE PUEDE DESARROLLAR LA EMPATÍA?

La empatía es una habilidad innata del ser humano y como tal puede trabajarse a través de la observación y de la escucha activa. A continuación te doy algunas pautas que pueden ser útiles para trabajar la empatía.

ESCUCHA. Debes estar atento a lo que el cliente te dice, y también a cómo te lo dice.

INTERPRETA. El lenguaje corporal del cliente es una pista de su situación emocional y una muestra patente de su estado de ánimo.
PRESTA ATENCIÓN. Nuestros clientes pueden provenir de estratos sociales distintos, con culturas diferentes y modos de vida dispares, es importante que nos adaptemos a ellos. Un abogado perspicaz sabrá amoldarse a cada uno de sus clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies