Go to Top

¿HASTA QUE EDAD TENGO QUE PAGAR LA PENSIÓN DE ALIMENTOS A MI HIJO?

¿HASTA QUE EDAD TENGO QUE PAGAR LA PENSIÓN DE ALIMENTOS A MI HIJO?

Antes de entrar en materia conviene hacer una previa reflexión sobre el significado, para algunos confuso, del concepto “alimentos”. El legislador ha englobado con este término todo lo que es indispensable para el sustento y que incluye habitación, vestido, asistencia médica y educación, (artículo 142 C.C). Dicha obligación de prestar alimentos tiene su fundamento en el artículo 39.1 de la Constitución Española y encuentra su tutela en el Derecho Civil concretamente en los artículos 93 y 142 en adelante, y también en el Derecho Penal por cuanto el impago de pensiones constituye un delito previsto y penado en el artículo 227 del Código Penal.

La obligación de alimentos se traduce en un importe económico mensual que el progenitor no custodio habrá de abonar al progenitor que tenga asumida la guarda y custodia del hijo o hijos en su caso y que dependerá de los ingresos del obligado al pago y de las necesidades del hijo. Es decir, tiene que haber un equilibrio entre las posibilidades económicas del obligado al pago y las necesidades económicas de quien recibe la pensión (artículo 146 CC).

La determinación del importe, salvo acuerdo entre las partes, le corresponde al juez en función de su prudente arbitrio una vez valorados los extremos indicados en el párrafo anterior. (SSTS 20 diciembre, 28 junio 1951 21 diciembre 1951, 30 diciembre 1986 , 18 mayo 1987 y 28 septiembre 1989 SSTS 6 febrero 1942, 24 febrero 1955, 8 marzo 1961 20 abril 1967, 2 diciembre 1970 9 junio 1971 y 16 noviembre 1978)

Divorcios

Una vez fijada la pensión muchos padres se plantean ¿hasta qué edad tengo que pagar la pensión de alimentos a mi hijo?

Existe la creencia generalizada de que una vez alcanzada la mayoría de edad esa pensión se extingue por sí sola, también hay quién dice que una vez que los hijos terminan de estudiar ya no existe la obligación de seguir abonando la pensión de alimentos, ¿pero es esto así?

Lo cierto es que no. La pensión de alimentos no se extingue por razón de la edad como criterio decisivo, sino que se han de tener en cuenta determinados factores para que cese la obligación al pago ¿Cuáles son?

La respuesta la encontramos en el artículo 152 del Código Civil,

“Cesará también la obligación de dar alimentos:
1º. Por muerte del alimentista.
2º Cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familia.
3º Cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado de fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia.
4º Cuando el alimentista sea descendiente del obligado a dar alimentos, y la necesidad de aquel provenga de mala conducta o de falta de aplicación al trabajo, mientras subsista esta causa.

A tales efectos, se entiende que la pensión de alimentos en pro de los hijos no tiene un carácter ilimitado pero no está sujeta al cumplimiento de una edad en concreto. Como decía en párrafos anteriores los factores a tener en cuenta para que esta pensión se extinga son varios y se han de valorar en atención a cada caso concreto, pero todos ellos confluyen en la capacidad que el hijo tenga de valerse por sí mismo y ser económicamente independiente.

Obviamente la edad es un signo indicativo de la capacidad, pero si el alimentista mayor de edad se encuentra estudiando o formándose para encontrar un puesto de trabajo, se considerará de aplicación lo dispuesto en el artículo 142 párrafo segundo y tercero del C.C. “Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable”.

pensión de alimentos

Como establece la sentencia del Tribunal Supremo de 1 de marzo de 2001, el derecho de alimentos no puede suponer la consagración de un parasitismo social, siendo así que el caso contemplado en esa resolución era relativo “a dos personas universitarias, con plena capacidad física y mental, y que superan los treinta años de edad no se encuentran, hoy por hoy, en una situación que se pueda definir de necesidad y que les pueda hacer acreedoras de una prestación alimentaria”.

La prestación de alimentos no tiene una vocación de futuro indefinida pero la ley no establece un marco de edad fijo a partir del cual esta se extinga automáticamente, sino que habrán de valorarse las circunstancias que concurran en cada caso concreto, véase las posibilidades de acceso al mundo laboral, la finalización de la formación o que esta no se finalice por causas imputables al alimentista, la actitud proactiva del alimentista, entre otros.

En resumen se valorarán si se dan las circunstancias óptimas para que el hijo pueda llegar a tener una vida autónoma desde un punto de vista económico y si cuenta con la actitud necesaria para que esto se produzca.

En cualquier caso y salvo acuerdo de ambas partes, la pensión de alimentos no se extingue de forma automática, habrá que iniciar un procedimiento de modificación de medidas definitivas de convenio regulador, en la que el progenitor obligado al pago habrá de justificar en qué sentido han variado las circunstancias que se tuvieron en cuenta para la adopción de la pensión de alimentos, como puede ser entre otras el acceso al mundo laboral del hijo, o la capacidad de vivir de forma independiente económicamente.

abogado divorcios acoruna

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies