Go to Top

CUESTIÓN DE FILIACIÓN

CUESTIÓN DE FILIACIÓN

POSTURA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE FECHA 12 DE ENERO DE 2015. CUESTIÓN DE FILIACIÓN PLANTEADA POR EL HIJO.

La Sentencia en cuestión analiza la postura de una hija que reclama la filiación de su madre 18 años después de conocer su existencia y con posterioridad a su muerte, acumulando a tales efectos la acción de declaración de heredera, impugnación de testamento y división y participación de herencia.

CUESTIÓN DE FILIACIÓN

Lo relevante del caso en cuestión no es la reclamación de la filiación en si misma si no el interés que motiva la reclamación, que no es otro que recibir por herencia lo que le correspondería al ser hija de la causante,  unido al tiempo transcurrido desde que es conocedora – 18 años – de la realidad bilógica, y al hecho de haber aceptado esta situación durante este tiempo. Dato relevante es la aceptación de la herencia de sus padres registrales como única heredera.

La Sentencia de la Audiencia Provincial de San Sebastian rechaza la petición de la actora al considerar que el retraso en el ejercicio de la acción de filiación unido a “otros factores”, como el interés económico que induce a la parte a su toma de decisión, convierten el ejercicio de la acción en abusivo por ser desleal.

CUESTIÓN DE FILIACIÓN

El Tribunal Supremo se afirma en su doctrina y por tanto rechaza los argumentos de la Audiencia Provincial. Mantiene que las acciones de filiación son imprescriptibles porque obedecen a intereses generales que son superiores a otros presentes absolutamente legítimos pero que no tienen la preponderancia de aquellos especialmente protegidos. Siguiendo este argumento, la acción para reclamar la determinación de la filiación biológica es una manifestación del principio de la protección de la persona, que es preferente en nuestro ordenamiento por declaración expresa del artículo 10 de la CE y para ello el artículo 39.2 se afirma que la ley posibilita la investigación de la paternidad, que va a abrir la puerta de las obligaciones impuestas en el párrafo tercero del artículo 39 CE.

Lo relevante y decisivo de la doctrina del TS es:

  • Que el retraso en el ejercicio de la acción de reclamación de filiación no constituye abuso de derecho.
  • Que las motivaciones económicas para conseguir el éxito de una reclamación de filiación son lícitas.

POSTURA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE FECHA 3 DE DICIEMBRE DE 2014. CUESTIÓN DE FILIACIÓN PLANTEADA POR EL PADRE.

Quizás en el caso analizado la situación no parezca a priori un ejercicio abusivo del derecho por cuanto la parte actora se corresponde con el hijo, pero ¿qué ocurriría en el caso de que fuera el progenitor el que ejercitara la acción de reclamación de filiación de un hijo con  quince años de retraso desde que ha tenido conocimiento de su paternidad?

Este caso es real y se corresponde con la Sentencia del TS de fecha 3 de diciembre de 2014. Solventada la aplicación del artículo 133.1 del Código Civil para el caso en cuestión, el TS considera que en base a este artículo es imprescriptible la acción de reclamación de la filiación tanto para el padre como para el hijo si falta la posesión de estado.

En este caso los hijos demandados alegaban que, la acción promovida por su padre supondría un flagrante abuso de derecho y un ejercicio antisocial del mismo por ejercicio extemporáneo e intempestivo, que a su vez colisiona gravemente con su derecho e interés de preservar: su propia identidad, de los vínculos familiares, de los afectivos y sociales y la estabilidad de su estado civil, así como de su propia intimidad personal y familiar, que ya cuentan con su apellido, y en definitiva, de la seguridad jurídica en el marco de las relaciones de parentesco y familiares, lo que supone un grave atentado a la posesión de estado familiar.

CUESTIÓN DE FILIACIÓN

Sin embargo el Tribunal Supremo hace prevalecer la verdad biológica.

Ilustrativo al respecto es el voto particular que formula en la Sentencia de fecha 3 de diciembre de 2014 el Sr Magistrado D. Francisco Javier Arroyo Fiestas, al entender que el demandante que se ha mantenido pasivo durante los años sin reclamar la filiación aún a sabiendas de su condición de padre, carece del “interés legítimo” que exige el artículo 133.

Hay que llamar la atención del peligro que pudiera derivarse del ejercicio de la acción sin establecerse concretas limitaciones al mismo,  pues tanto en el caso señalado al comienzo como en este último el interés real no obedecía a cuestiones propias de filiación sino a intereses económicos lo que sin duda las convierte a mi modo de ver en pretensiones abusivas que vulneran otros principios constitucionales, cuales son, la seguridad jurídica en el estado civil de las personas, la dignidad de las personas y protección de la seguridad familiar.

CUESTIÓN DE FILIACIÓN

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies